Chantajes a través del sexting y ataques hacker

0

El sexting se convierte en virus a través del chantaje y los programas maliciosos

Fuente:  Mashable
Fuente: Mashable

El concepto de sexting nació como una combinación de sexo y “texting”, la práctica de envío de mensajes en inglés. Hoy en día existen aplicaciones pensadas para facilitar este tipo de comunicación donde los usuarios comparten mensajes, fotos y videos con alto contenido sexual de forma privada, o al menos en teoría.

Los cibercriminales ahora están utilizando diferentes mecanismos para robar información personal, fotografías compartidas mediante estas aplicaciones y mensajes de sexting para todo tipo de chantajes, entre otros ataques hacker. Los casos no se limitan a personas desconocidas, también deportistas famosos como Tiger Woods o el congresista demócrata Anthony Weiner tuvieron que disculparse ante la opinión pública luego de que aparecieran fotografías suyas en ropa interior que envío a una jovencita mediante Twitter.

Los ciberdelincuentes y el anonimato

Muchos hackers se hacen pasar por jovencitas para atraer a figuras públicas y luego chantajearlas con exponer fotos, mensajes o todo tipo de información de infidelidades. Los casos de chantajes cibernéticos se han ido multiplicando y hay registros en diferentes países, desde Estados Unidos y Canadá hasta Reino Unido.

Países como Japón, donde el miedo al qué dirán es enorme, llevan a las personas envueltas en estos casos a pagar grandes sumas de dinero, incluso en algunos casos extremos al suicidio. Los avances de los hackers en el sexting hacen que hoy en día las empresas de seguridad informática analicen cuidadosamente las apps de mensajería instantánea y adviertan a sus usuarios ante posibles casos de chantaje o hackeo.

A diferencia del malware tradicional, el sexting se convierte lentamente en un virus en si mismo porque los hackers pueden crear identidades falsas y estar llevando adelante una conversación con fines sexuales solamente para después pedirle algo a cambio al usuario a cambio de silencio. El problema no se limita únicamente a la seguridad informática sino también a la ingeniería social ya que los hackers a veces aprovechan las conversaciones y flirteos para pedir a los usuarios que descarguen malware mediante actualizaciones y similares. Al final uno nunca sabe si lo que le dicen es cierto o una treta para después posibilitar un chantaje.

Problemas de parejas

El sexting está entre las principales evidencias de infidelidad en la actualidad. Son miles las personas que utilizan los recursos tecnológicos para establecer conversaciones y relaciones extramatrimoniales, y con tantos usuarios disponibles los hackers tienen un amplio mercado para atacar.

Victoria Milan es uno de los tantos servicios para encuentros extramaritales que existen en el mundo. De acuerdo a las encuestas entre sus usuarios, más de la mitad se aventuran en el sexting mientras sus parejas oficiales están en la misma habitación.

Muchas veces las aventuras virtuales se quedan simplemente en eso. Una gran cantidad de usuarios se conforma con un flirteo virtual atrevido, pero lo que se está dando mucho es que lo que antes solamente podía llevarse a cabo en el ordenador (para chatear y enviar fotografías) hoy puede hacerse desde la comodidad del teléfono móvil. Esto lleva las situaciones de sexting a muchos momentos en que los usuarios se encuentran acompañados por sus parejas pero no pueden detener el deseo de seguir flirteando.

El caso de la plataforma Victoria Milan demuestra el éxito de estas iniciativas para sexting ya que desde el año 2010 en que fue fundada, ya tiene más de cuatro millones de usuarios en 33 países de todo el mundo.

El sexting como virus o plataforma de chantaje está creciendo porque los hackers se dan cuenta que la gente no toma suficientes medidas de seguridad para proteger su información y sus conversaciones. Muchas veces las víctimas son adolescentes que no se fijan en el tipo de contenidos que comparten, otras veces son poderosos empresarios que en un desliz terminan manteniendo una conversación con un hacker que los engaña diciendo que es otra persona.

Al final el resultado es el mismo, los chantajes para evitar que salgan a la luz situaciones incómodas terminan destruyendo parejas o arruinando familias. Otro de los grandes temores que despierta el sexting es el de las redes de trata de personas. Desde Missing Children alertan sobre los criminales que utilizan las plataformas de sexting para conocer jovencitas a las que engañan prometiéndoles trabajo como modelos.

Uno de los tantos casos de este tipo es el de Josefina H., de 13 años, que puso una foto en ropa interior en su Fotolog y luego fue contactada por John, un joven de 26 años. Se pusieron de novios y a los 8 meses la chica deaspareció.

El sexting puede ser mucho más que un mero entretenimiento, hay muchas personas malvadas que utilizan esta modalidad de comunicación para crímenes, ataques hacker y acciones ilegales. El mejor consejo es tener cuidado con las personas con las que hablamos y nunca enviar ningún tipo de contenido que no estemos dispuestos a reconocer como propio sin problemas. De lo contrario estamos exponiéndonos a chantajes de todo tipo.