Correo electrónico e Internet para mejorar la productividad

0

Pese a que la mensajería instantánea ha terminado de consagrarse en el sector de comunicaciones, incluso por encima de los SMS, en las oficinas todavía se sigue utilizando el correo electrónico. Se trata de uno de los medios de comunicación formales que usan diferentes departamentos para comunicar de manera oficial estrategias, anuncios y otras noticias importantes.

Un reportaje realizado por Pew Research indica que en Estados Unidos, lo que más valoran los ciudadanos a la hora de llevar adelante su trabajo es Internet, el teléfono de línea y el correo electrónico. Una tecnología de comunicación que se niega a desaparecer y por lo visto sigue más vigente que nunca en el ámbito profesional.

Fuente:  Pixabay
Fuente: Pixabay

El correo electrónico en la oficina

De acuerdo al informe de Pew Research, Internet y el correo electrónico son los dos recursos de comunicación e información más utilizados y exigidos en la oficina. Se consideran herramientas vitales para la oficina en casi un 61% de las consultas realizadas.

Aún cuando existen peligros en el uso del correo electrónico, como el pishing, spam o las publicidades engañosas, el e-mail sigue gozando de una excelente reputación entre los usuarios. Siempre refiriéndonos al uso laboral del correo electrónico, en materia de comunicación personal los programas de mensajería instantánea como WhatsApp y Facebook Messenger lideran sin problemas el segmento.

Las redes sociales apenas son consideradas como importantes en el ámbito laboral para un 4% de los consultados. Analizando el comportamiento de los empleadores y empleados con Internet, un 46% de los jefes confirmó mantener un bloqueo de ciertos sitios web para evitar pérdidas de tiempo en la oficina. También fue ese porcentaje de empleados el que recibió indicaciones sobre el uso que deben darle a Internet en horas de oficina.

Poco a poco se vuelve moneda corriente trabajar con Internet y el correo electrónico, pero pasa el tiempo y las técnicas de trabajo y productividad se van adaptando para lograr un mejor desempeño en cada caso específico.