¡Finalmente! WhatsApp agrega encriptación end-to-end

0

WhatsApp finalmente responde a los usuarios con mejoras en cuanto a la privacidad y seguridad del contenido. El programa de mensajería instantánea más utilizado del mundo incluye nuevas barreras de seguridad y cifrado de usuario a usuario para garantizar mayor protección ante los intentos de espionaje por parte de hackers y terceros.

En colaboración con la compañía de protocolos de seguridad Open WhisperSystem, WhatsApp ha implementado herramientas de comunicación segura mediante código abierto con el protocolo TextSecure. El sistema ahora encripta los mensajes de usuario a usuario (end-to-end).

Fuente:
Fuente:

¿Qué hace la protección end-to-end?

En mensajería instantánea, este tipo de medidas de seguridad aplica una protección con la que ni siquiera los dueños de la aplicación pueden saber el contenido que se está transfiriendo entre usuarios. La clave para ver cada mensaje solamente la pueden descifrar los usuarios involucrados en el chat.

Esta medida de seguridad es notable porque acerca a WhatsApp a algunas de las aplicaciones consideradas más seguras en el mercado de la mensajería instantánea, como iMessage y Telegram Messenger. De acuerdo a Open Whisper System el nuevo sistema de encriptación end-to-end se está comenzando a aplicar en las versiones de WhatsApp para Android. Se envían decenas de millones de mensajes diariamente así que el procedimiento tarda en llegar a todos los usuarios, pero se espera que para comienzos de noviembre ya esté gestionado el servicio de encriptación en todo el mundo.

Para las conversaciones de grupos y los otros sistemas operativos también llegará la encriptación end-to-end en los próximos días. Por otra parte, las críticas no desaparecen. Ya hay usuarios que están sospechando que la encriptación no es tan segura como dicen, y que además critican que WhatsApp haya tardado tanto en implementarla.

En definitiva, siempre va a haber gente disconforme. Pero con más de 600 millones de usuarios y siendo la app más usada en mensajería instantánea, difícilmente se pueda contentar a todos.