Irán podría prohibir WhatsApp de forma permanente

0

WhatsApp es una de las principales aplicaciones del mundo, ya no sólo dentro de la mensajería sino en términos generales, con más de 600 millones de usuarios únicos activos en el planeta entero, y a pesar de ello, sigue sin ser demasiado bien vista en muchos de los países de la zona oriental del mundo, como en este caso Irán, donde sus autoridades trabajan de forma específica para asegurarse su prohibición definitiva a nivel nacional.

WhatsApp como medio de expresión política

Al parecer, la mala reputación de WhatsApp en Irán comenzó específicamente cuando varios usuarios utilizaron esta red social de mensajería para la difusión de insultos a los líderes supremos, el fallecido Ruholá Jomeiní y el actual, Alí Jameneí. Desde luego, en países como éstos ese tipo de situaciones no se toman a la ligera, y ahora mismo se trabaja en las medidas que podrían ser efectuadas en breve contra la mensajera.

Irán WhatsApp

Esta situación, que no afecta únicamente a WhatsApp sino a otros varios sistemas de mensajería entre los que podemos mencionar por ejemplo a Viber, ha sido confirmada ni más ni menos que por el segundo del Poder Judicial de Irán, Gholam Hosein Mosení Ezheí, quien es el principal instigador en esta búsqueda de cerrar para siempre el funcionamiento de tales aplicaciones en el país.

Si el Ministerio no prepara las herramientas técnicas para filtrar (los contenidos) de las redes que publican contenidos criminales, la Justicia tomará la acción apropiada para bloquearlas, en línea con su deber constitucional”, se puede leer en una de sus últimas misivas enviadas a integrantes del Gobierno actual de aquella nación.

Cierre, o filtrado

Y si finalmente se decidiera que WhatsApp seguirá funcionando en Irán, la otra alternativa que manejan las autoridades tiene que ver con intentar filtrar sus mensajes, lo que sería novedoso en tanto y en cuanto esto no le sucede en ninguna parte del mundo, y podría ser una experiencia tomada luego por otros gobernantes.

Fuente: El Economista