Redes sociales chinas: a la conquista de Europa

0

En los últimos tiempos, muchos de nosotros hemos visto en la televisión y en varios medios las publicidades de distintas redes sociales nuevas, que amenazan a otras, sobre todo en el campo de la mensajería instantánea. No se trata de un fenómeno aislado, sino que los especialistas ya empiezan a hablar acerca de cómo las redes sociales chinas se lanzan directamente a la conquista del territorio europeo, y mundial.

Lo que sucede es que muchas de las principales redes sociales asiáticas, como el japonés LINE o el chino WeChat, que cuentan con altísimas cotas de mercado en sus países y en todo el continente, vienen realizando inversiones millonarias en desarrollo y publicidad, siempre a fin de conquistar a los internautas europeos para competir con los gigantes estadounidenses Twitter y Facebook, además de WhatsApp.

Redes sociales chinas 1 (500x200)

Qué diferencia a las redes sociales chinas?

Lo primero que debemos tener en cuenta, si queremos establecer diferencias entre las redes sociales chinas y las que conocemos previamente por ser norteamericanas o europeas, es que las asiáticas apuestan por modelos más futuristas de funcionamiento, en los cuales contemplan para cada aplicación, servicios de llamadas vocales gratuitas, mensajería instantánea, geolocalización, actualidades, y demás.

De hecho, no es casual que en muchas de las principales publicidades que estas firmas muestran alrededor del mundo, apuesten directamente por mostrarte como “un resumen de Facebook, Skype y Whatsapp”. En el medio, somos los usuarios los que debemos determinar si creemos que son una mejor competencia para una u otra de las plataformas antes mencionadas, que dominan el mercado pero con cada vez menos diferencia.

Redes sociales chinas 2 (500x200)

Contratación de ídolos

Otro elemento sustancial de estas nuevas redes sociales chinas, tiene que ver con que buena parte de sus desembolsos son realizados directamente a fin de contratar a las diferentes estrellas deportivas que han tenido en publicidades, como Rafa Nadal o Lionel Messi, entre otros, como un modo de captar a las juventudes europeas.