Reino unido quiere aclarar los disturbios por el uso de comunicación 2.0

0

Lo cierto es que las redes sociales, y en los últimos tiempos los servicios de mensajería de Blackberry han revolucionado el modo en el que la gente se une para protestar. El problema es cuando la protesta se convierte en disturbios organizados pensados solo para hacer daño. Y eso es lo que pretende evitar el gobierno del Reino Unido. Sin embargo, el problema es limitar donde queda el poder público ante la libertad de comunicación del ciudadano.

El problema no es nuevo, aunque si de diferente ámbito. En Túnez y Egipto fueron las redes sociales. En Inglaterra la mensajería Blackberry. Pero ya en el primer caso, prohibir solo sirvió para hacer que el problema creciese. Y no es que entienda yo tanto de política en términos de control ciudadano, peor parece no ser difícil de concluir que la solución pasa por meterse dentro del sistema sin coaccionarlo.

Más info | Periodistas de Cuba