Seguridad en Internet a un año del caso Snowden

0

Pasó casi un año desde el escándalo de la NSA y el espionaje de diferentes programas de correo electrónico y mensajería instantánea. Edward Snowden filtró documentos secretos y se convirtió en uno de los principales enemigos de la seguridad de Estados Unidos y en héroe para cientos de otros países.

El marco legal para la monitorización de conversaciones y mensajes está en el ojo de la tormenta mientras los exportes en derecho intentan delimitar claramente hasta que punto el estado tiene derecho a espiar a sus ciudadanos, aún bajo la excusa de la ‘Seguridad Nacional’.

WhatsApp seguridad 2 (500x200)

El negocio de la seguridad agradecido

La seguridad que los usuarios han perdido debido a las revelaciones sobre el manejo de la NSA ahora es un negocio que múltiples empresas están explotando. Para hacer sentir más seguros a los usuarios aparecen toda clase de aplicaciones y herramientas que ayudan al usuario a gestionar y configurar sus teléfonos y ordenadores, también aparecen programas de mensajería que prometen codificación extrema para evitar que terceros vean nuestros mensajes. ¿Cuánto de verdad hay en todas estas novedades?

Uno de los proyectos más interesantes que se encuentra actualmente en desarrollo se llama JackPair y está buscando financiación a través de Kickstarter. Se trata de una caja negra que se conecta al teléfono móvil y es capaz de encriptar una llamada de voz al vuelo. La empresa promete esta encriptación siempre y cuando el otro usuario también use JackPair.

También hay soluciones desde el software, desde sistemas operativos enfocados totalmente a la privacidad como Linux IPRedia o Tails, hasta los programas proxies que permiten realizar acciones en Internet pero sin revelar nuestra identidad.

La navegación a través de Tor es otra de las soluciones, aunque en este momento el fenómeno de la inseguridad por el espionaje de la NSA sigue muy latente, lo cierto es que no ha habido grandes cambios y hay que cuidar más que nunca lo que hacemos, decimos y compartimos en las redes sociales y programas de mensajería.