Wikileaks se paraliza por falta de financiación

0

Julian Assange, ese moderno Robin Hood que tantas simpatías despierta a nivel mundial, realizó ayer un anuncio que no por esperado deja de ser menos triste: Wikileaks dejará de publicar contenidos, por el momento, a causa de los problemas de financiación a los que debe hacer frente.

Ya hacía tiempo que sabíamos que muchas empresas como VISA, Mastercard, Paypal, Western Union o incluso el propio Bank of America habían decidido bloquear las actividades económicas de Wikileaks. Según ha indicado el propio Assange, durante la rueda de prensa que ofreció ayer en Londres, hasta un 95% de los fondos que poseía su compañía se han visto completamente destruidos a causa de dichos bloqueos. Sin embargo, ha dejado bien claro que no se trata del final para Wikileaks, sino de un punto y aparte: su lucha particular se va a centrar, a partir de ahora y con el objetivo de recomponerse, en encontrar nuevos medios para recaudar el dinero necesario. Nuevos cables y filtraciones, afirma, están en su poder, tan sólo esperando el momento propicio para salir a la luz.

Muchas son las voces que claman contra la ilegalidad de estos bloqueos financieros perpetrados por las grandes compañías, a los que acusan de estar orquestados por los poderes gubernamentales implicados en los cables de Wikileaks. Por su parte, las empresas se han defendido arguyendo que se han visto obligadas a ello por imperativos legales ineludibles (aunque sin llegar a aclarar del todo la naturaleza de los mismos).

En 2010, el momento de apogeo de Wikileaks, sus beneficios, procedentes exclusivamente de donaciones, llegaron a alcanzar los 10.000 euros mensuales. Hoy en día, prácticamente en bancarrota, la empresa ha decidido lanzar  una campaña llamada Wikileaks needs you (Wikileaks te necesita),para obtener nuevas recaudaciones y relanzar sus actividades.